En el Día Mundial contra el Racismo, Bolivia aún debe trabajar en la concientización


La
Paz, 22 Mar. (Prensa Jorge Medina).-
El exdiputado Jorge Medina reflexionó sobre los avances y retrasos en la lucha contra el racismo y toda forma de
discriminación en Bolivia, principalmente hizo mención a la falta de conciencia y la
naturalización de estos males en diferentes espacios de la sociedad.

A
su juicio, aún hay personas que no tienen conciencia sobre la importancia de comprender
y tratar de igual a igual a todas las personas, sin que medie prejuicios por el color de piel, la edad, la condición, el estrato social, el género, la orientación sexual u
otros.

“Todavía
nos falta trabajar en la conciencia de la gente. Es importante educar a
nuestras nuevas generaciones en conceptos de inclusión, igualdad y justicia
social sin discriminación ni racismo. Hechos como el caso del jugador Serginho
en el campo de fútbol es una prueba viva de que estos males todavía perduran y
viven en nuestra cotidianidad”, reflexionó.

El
proyectista de la Ley 045 contra el racismo y toda forma de discriminación
también mencionó que la naturalización de estas lacras no permite el
crecimiento de Bolivia como una sociedad civilizada.

“Si
naturalizamos la violencia o la discriminación como algo normal en nuestras
relaciones interpersonales es que todavía nos falta crecer mucho como personas, pero
sobre todo retrasamos nuestra evolución como sociedad. Amerita que
reflexionemos y cambiemos estas actitudes para contagiar el cambio en el día a
día, en los diferentes espacios en los que nos movemos”, declaró.

El
21 de marzo de cada año se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la
Discriminación Racial, declarado por la Asamblea General de Naciones Unidas. Esta
jornada recuerda la tragedia racista ocurrida en 1960 en la ciudad de
Sharpeville, en Sudáfrica.

Aquel
día se celebraba una gran concentración que reunió a 20.000 personas convocadas
por el Congreso Pan-Africano para protestar, de manera no-violenta, contra el
apartheid. Las leyes racistas de Sudáfrica exigían la identificación de los
negros cuando entraban en áreas diferentes a las que tenían consignadas. La
protesta pacífica fue violentamente disuelta por la policía que disparó contra
los manifestantes. El resultado de la represión criminal fue de 69 personas
muertas y 186 heridas, muchas de ellas mujeres y niños.

Se
produjo en ese momento un punto de referencia internacional, conocido como la
Masacre de Sharpeville y significó uno de los primeros episodios de respuesta
contra el sistema represivo del apartheid en Sudáfrica. En memoria de los que
perdieron la vida y de los que lucharon contra el gobierno racista de
Sudáfrica, Naciones Unidas proclamó ese día como invitación permanente al
compromiso de lucha contra la intolerancia racista y la violencia.

///////RAP

Leave a Reply